Coaching de Reprogramación

Nuestra vida de adultos transcurre mediante un programa que hemos ido confeccionado desde la niñez a través de nuestras vivencias.  Pero no todo este programa nos hace eficaces ni felices.
Por medio de un entranamiento (coaching), podemos reprogramar experiencias y condicionamientos y tranformarlos, consiguiendo así una vida plena y feliz.

ANTECEDENTES

El Coaching nace hace unos 30 años en EEUU, si bien hay quienes dicen que sus orígenes están en Sócrates y la Mayéutica.  Surge para apoyar a deportistas de élite.  Dada la gran similitud entre el deporte y el mundo empresarial, se pasa a este campo e incorpora influencias – entre otros-, de la Terapia Breve.  Con el correr de los años, sus aplicaciones se extienden también al ámbito personal.

No existe una única definición de Coaching.

Según Wikipedia, Coaching (que procede del verbo inglés ‘to coach’, entrenar), es un método que consiste en dirigir, instruir y entrenar a una persona o a un grupo de ellas, con el objetivo de conseguir alguna meta o de desarrollar habilidades específicas. Hay muchos métodos y tipos de Coaching.

Otra definición de Coaching, según definicion.de:  Es un proceso interactivo a través del cual un coach (entrenador), asiste al coachee (cliente que recibe el coaching) para obtener lo mejor de sí mismo. El coach ayuda a la persona a alcanzar ciertos objetivos fijados, utilizando sus propios recursos y habilidades de la forma más eficaz.

Siendo esta metodología muy amplia, de aplicación muy variada y de complementación idónea con otros modelos y técnicas, ha tenido un desarrollo y una expansión vertiginosos, surgiendo así diferentes modalidades: Coaching Ontológico, Coaching Intuitivo, Cocahing Trasnformacional, Coaching Coactivo, Coaching con PNL, Coaching Transaccional, etc…

En cualquier modalidad de Coaching se requieren cinco pasos básicos:

  • la observación (nuevos puntos de vista, análisis de paradigmas, creencias y conductas),
  • la toma de conciencia (reflexión sobre el poder de la elección y sus consecuencias),
  • la determinación de los objetivos (definir qué es lo quiere lograrse),
  • la actuación (con la información ya reunida, el coachee debe actuar de una forma sostenida en el tiempo) y
  • la medición (es necesario comprobar si el objetivo perseguido está cerca o lejos; en caso de ser necesario, se debe corregir la actuación).

Estos pasos son necesarios para la óptima consecución de cualquier proceso de aprendizaje que lleve al cambio deseado, si bien no siempre se demuestran suficientes. Ahí es donde esta nueva modalidad consigue lograr resultados espectaculares en poco tiempo.

En un proceso de Coaching se abren espacios conversacionales en los que coach y cliente identifican con mayor o menor rapidez, facilidad y claridad todos los aspectos incluidos en los tres primeros pasos; no obstante, la transición de ese punto a la acción en muchas ocasiones se dificulta, se ralentiza o incluso se hace imposible.

Esto es debido a condicionamientos inconscientes del cliente, que por desconocimiento de los mismos, éste ni los considera ni se plantea superarlos.  Además, en las pocas ocasiones en las que el cliente sospecha o incluso conoce esos condicionamientos, el coaching hasta ahora practicado, difícilmente le puede proporcionar las herramientas necesarias para superarlos de una manera rápida y eficaz, y llevar a cabo las nuevas acciones necesarias para obtener los resultados deseados.

Es a partir de ese momento donde entran en juego
las posibilidades que ofrece el Coaching de Reprogramación.

COACHING DE REPROGRAMACIÓN

Durante el espacio conversacional se pueden usar diferentes técnicas (relajación, visualización, respiración consciente, liberación emocional -EFT, FEFT, DeepEFT-, anclajes de PNL afirmaciones, y sobre todo, PSYCH-K®, un método eficaz, rápido y duradero). Técnicas que se entremezclan con las preguntas y propuestas del coach, y las respuestas, descubrimientos y declaraciones del cliente.

En el desarrollo de ese espacio conversacional propio del Coaching, el profesional puede llevar al cliente a un estado de relajación cada vez más profundo, facilitado en gran parte por la ejecución de unas pautas de respiración consciente.  Desde ese estado, el cliente accede rápida, fácil y suavemente a información que hasta ese momento le condicionaba inconscientemente.  También puede optar por comunicarse con el subconsciente del coachado a través de un test muscular y si a través de este test da ‘permiso’ y ‘compromiso’, entonces abordar la situación con PSYCH-K®.

Con la adecuada guía y acompañamiento del coach el cliente logra identificar esos condicionamientos, liberarlos, cambiar su percepción y su actitud ante la situación o situaciones iniciales, y oportunamente reprogramar sus creencias o sentimientos al respecto.  A partir de ese nuevo posicionamiento, el cliente consigue casi automáticamente sentirse en condiciones de dar los pasos que sabía que quería y debía dar, pero no lograba o no se sentía capaz de dar.

Estos cambios en su percepción y en su sistema de creencias, en función del punto de partida, pueden llevar al cliente a que:

  • determinadas situaciones o metas inicialmente (y quizá desde hacía mucho tiempo), percibidas como inciertas, imposibles, inabordables, insuperables, intratables, inaceptables, conflictivas o inalcanzables, se conviertan en todo lo contrario.
  • determinadas personas que hasta ese momento le generaban resentimiento, rabia, odio, rencor, miedo, deseos de venganza, sentimiento de abandono, sensación de inferioridad o culpa…, sean percibidas desde la igualdad, la compresión y la compasión.
  • determinadas creencias se transformen radicalmente.

Y a partir de ese momento, sus actitudes, comportamientos y acciones se modifican (o se convierten en fácilmente modificables).

Ya decía Einstein que para conseguir resultados diferentes había que hacer acciones diferentes.  Pero querer no necesariamente es poder, pues los reflejos condicionados lo impiden.  La intervención en niveles distintos del ser, como son el sentir y el pensar, las creencias y la identificación y liberación de condicionamientos inconscientes, hace que reacciones automáticas, no deseadas ni queridas voluntariamente, que se repetían una y otra vez, dejen de producirse, y la persona fácil y deliberadamente, con una emocionalidad óptimamente gestionada, pueda llevar a cabo acciones que le aporten los resultados esperados.

En ocasiones, los cambios no sólo se hacen evidentes en la manera de pensar, sentir, hablar o actuar de la persona, sino en los resultados.  A veces, en un breve espacio posterior a la sesión, el cliente se encuentra con cambios inesperados e imprevisibles en su realidad habitual y cotidiana que facilitan que los resultados esperados se produzcan sin intervención alguna por su parte.  Esto se fundamenta en la sencilla y contundente máxima que dice: “Somos lo que pensamos”.

Cuando el Coach de Reprogramación introduce al cliente en un estado de relajación, éste se beneficia de las características de ese estado.  Las ondas cerebrales dependen del grado de actividad de la corteza cerebral.  Está comprobado científicamente que a menor frecuencia y mayor voltaje de las ondas cerebrales se activan las capacidades de recuperación y regeneración del organismo, se aumenta sensiblemente la concentración y percepción, y se generan las condiciones óptimas para el aprendizaje.  En este caso, para la reprogramación.

Al emplear PSYCH-K®, sucede que se facilita la transformación de creencias subconscientes inadecuadas o limitantes, al crearse una óptima integración de los dos hemisferios cerebrales con la cooperación de todos los niveles mentales.  Se unen aspectos neurofisiológicos con aspectos emocionales y mentales.

Para leer más, pincha aquí.

¿Te gustó?

certificacion personas